AcRóNiMoS




Ahora mi corazón ya no siente deseos de tenerte.
No tengo ganas de volver a verte.
Tengo deseos de sumirme en mis recuerdos para siempre.
Insatisfacción retenida por demasiado tiempo.
Soledad de barreras insalvables.
Olvidada de los recuerdos de la gente.
Condicionada por el pasado de los demás.
Invertida en el mundo al revés.
Acomodada en mi propio olvido.
Lugares olvidados en los que nadie se atrevería a entrar.

..................................................

Lugares insospechados para demostrar sensualidad.
Un mar de emociones en las que perderse.
Juegos prohibidos a los que sucumbir.
Usurpar deseos sin razón.
Ruidos interesantes en torno a un colchón.
Intensidad de sentimientos sin controlar.
Arrastrando nuestros cuerpos a placeres ilimitados.

...................................................

Fuego apagado a manos del distanciamiento.
Rectificar errores marcados por la indiferencia.
Indignada por el frío que congela nuestras conexiones.
Acabando en miradas de rencor y lejanía.
Lugar nevado por las pesadillas de mi razón.
Dudas de que algo caliente mi corazón.
Anteponiendo dolorosos recuerdos vividos con demasiada frecuencia.
Demasiadas ruinas dadas en un mismo ser.

...................................................


Todos los momentos felices contigo empañan los momentos junto a las demás personas.
Insociable por naturaleza, no me siento a gusto con más personas que las elegidas.
Competente inducida, me defraudo a mi misma constantemente, será por el dichoso dicho del hombre y la piedra.
Caprichosa porque siempre me enamoro de lo que no puedo tener, aunque me es imposible no desearlo, será por el refrán de la persecución por lo que me empeño en seguir adelante con esta locura.
Cabezonería innata que me hace perseguir el mismo camino.
De maneras incorregibles que mi mal humor siempre muestra en momentos inoportunos.
Carácter de tantas maneras como caras por mostrar.
No soy buena, no soy una joya, no soy amable ni cariñosa, no se comprender ni se que hacer. No se escucharte ni entenderte.
¿Qué buscas de mí?
Desconfianza provocada por tu mirada alegremente confiada.
Me miras con dulzura cuando no puedo corresponderte, ¿Por qué me amas, amor?
Si me miras con tus ojos una vez más mi cabeza explota en miles de dudas sin sentido.
No sé que hacer contigo...
...Y aún con todo esto... ¿puedes seguir diciendo que me quieres?

Leave a Comment

Post a Comment

Gracias por comentar ^^